De “cubrir al compañero” a trabajar en prevención de sustancias

Consumo de sustancias en el ámbito laboral.

A nivel social, se hace centro en el consumo de sustancias ilegales y se naturaliza el de sustancias legales o aceptadas. En la provincia los gremios que participaron de la primera capacitación evaluaron que el problema es complejo y pidieron herramientas para abordarlo. Habrá un nuevo encuentro en esta capital. Un diagnóstico a nivel nacional. Opinan dos expertas.

Nancy Balza

nbalza@ellitoral.com

Sustancias

La capacitación realizada a fines de abril en Rosario sobre consumo problemático de sustancias en el ámbito laboral, que involucró a medio centenar de dirigentes gremiales, dejó en claro que existe una clara preocupación sobre este tema, tanto por lo que se expresa como por lo que se oculta, por la desinformación y la naturalización de adicciones legales. “Los participantes expresaron de manera contundente su preocupación por los compañeros que en el ámbito del trabajo se presentan bajo los efectos de diferentes sustancias: alcohol y psicofármacos, así como también consumo de marihuana y cocaína”. Así lo expresa la psicóloga Silvina Devalle, que integra el equipo técnico de la Subsecretaría de Políticas de Empleo y Trabajo Decente (del Ministerio de Trabajo de la provincia) y estuvo a cargo del curso, en coordinación con la Dirección de Prevención que funciona en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, a cargo de la Dra. Lucía García Blanco, también consultada para esta nota.

 Volviendo a la provincia, la otra inquietud compartida fue qué hacer en estos casos. “Muchas veces aparece el riesgo para sí y para otros, ya que las tareas con máquinas pesadas o la conducción de vehículos conllevan un indiscutible peligro. Una de las expresiones más frecuentes es la de ‘cubrir al compañero’, pero saben que eso no soluciona el problema. Y el temor más difundido es el del despido”, explicó Devalle.

 El consumo problemático de sustancias en el ámbito laboral fue incorporado a la agenda oficial de la provincia a partir de este año. Tal como se informó días atrás en este diario, desde el Ministerio de Trabajo se viene trabajando en el ámbito de los comités mixtos de higiene y seguridad con un enfoque de prevención.

 Las condiciones de trabajo como factor, sino determinante al menos importante en estas conductas, también fueron un punto a considerar: horarios rotativos, trabajo nocturno, presiones por cumplimiento de metas, falta de condiciones y medio ambiente adecuadas, fueron las preocupaciones compartidas.

El denominador común entre los trabajadores fue que “efectivamente estamos ante un problema complejo que se presenta en todos los sectores de actividad económica, sin importar rangos ni categorías y que involucra diferentes tipos de sustancias”. Para Devalle no hay dudas de que había una necesidad muy fuerte de trabajar sobre este tema. “La idea es que los propios delegados transmitan estos conocimientos y esta nueva mirada a sus compañeros”, señaló la profesional y destacó que “las herramientas con las que cuentan les permiten construir en sus propios lugares de trabajo un plan de prevención”.

“UNA TEMÁTICA SOCIAL”

La Dra. Lucía García Blanco es abogada y licenciada en Psicología y pertenece a la Dirección de Prevención del Impacto de Drogas en el Ámbito Laboral, del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, ámbito que comenzó a abordar esta “temática social” -como ella la define- a fines de 2008, a instancias de la entonces presidente de la Nación Cristina Fernández de Kirchner.

“Es una temática fundamental para ser tratada dentro de los Convenios Colectivos de Trabajo, estableciendo pautas claras y consensuadas para la elaboración de políticas en los lugares de trabajo”, expuso ante la consulta de El Litoral.

 —¿Cuáles son las principales problemáticas que encontraron al abordar este tema?

—El problema está dado por el consumo de sustancias, legales e ilegales en la sociedad, en su conjunto. Ello hace que todos los ámbitos de actuación del sujeto estén impactados por ese consumo, sobre todo si el mismo es problemático y puede afectar a terceros. En general podemos decir que:

 1) Hay una gran desinformación, causada muchas veces por los medios de comunicación, dado el modo en que se informa, la manera en que se nombra a quien consume, la unión que se hace entre consumo y delito, consumo y jóvenes.

2) Se llama a todo adicción o adicto, sin especificar que la adicción es un último grado de consumo, y no se menciona la importancia del consumo problemático que muchas veces es ignorado por quien lo padece.

3) Se hace centro en el consumo de sustancias ilegales (que son un problema, sin duda) y se naturaliza el consumo de sustancias legales: alcohol (el de mayor impacto y enorme aceptación social con un alto grado de tolerancia), tabaco (con el consabido efecto del humo sobre el fumador pasivo y activo) y los psicofármacos, sobremedicados y automedicados.

4) Hay ocultación por desconocimiento de estar frente a un tema de salud que debe enfocarse desde lo preventivo y asistencial y no desde lo punitivo.

5) Hay falta de recursos para tratar a quienes demandan atención o asesoramiento.

—¿Cómo puede medirse el impacto del consumo en materia de ausentismo y de desempeño laboral?

—El impacto del consumo problemático de drogas en el ámbito laboral puede observarse a través de diferentes situaciones: ausentismo que generalmente se da los días lunes (con una pérdida de aproximadamente un 20 % de asistencia), los días siguientes a feriados largos, festividades o cobros de sueldo. En cuanto al desempeño laboral, la ingesta de drogas trae consigo pérdida de concentración y disminución de reflejos, ello hace menguar el rendimiento efectivo de las personas con consumo y los hace más propensos a bajar su rendimiento. En el caso de drogas que estimulan el sistema nervioso central, suelen darse efectos nocivos por nerviosismo, falta de concentración, inquietud y muchas veces actos violentos que traen como consecuencias problemas de tipo relacional.

“Debe de ser visto como un problema de salud que impacta en el ámbito y la relación laboral, aun cuando el consumo pueda no darse dentro del lugar de trabajo o en el horario laboral”, explicó la experta. Y añadió: “Puede impactar en el trabajador que no consume cuando implique a terceros cercanos (hijos, esposos, etc.) y de responsabilidad contractual laboral que debe ser tratada dentro de la relación de trabajo. No es un tema de responsabilidad social empresaria”.

FUENTE:

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.comBest Premium Wordpress Theme/Best Premium Wordpress Theme/